lunes, 4 de mayo de 2015

Doctor Who, 1ª Temporada


Por fin ha llegado el momento de hacer una pequeña crítica de la 1ª temporada de esta serie. Es una serie que empecé hace muchos años, tras saber que una de mis series favoritas, Torchwood, era un spin-off de esta... y no pude estar más complacido por esta serie que tiene de todo: amores épicos, aventuras, ciencia ficción, humor, personajes carismáticos...


Para hablar de la 1ª temporada de Doctor Who, hay que hablar de la serie original, una serie que empezó en el año 1963 y de la cual esta es una continuación. Está protagonizada por la figura de "El Doctor", que viaja por el tiempo y el espacio con una acompañante femenina en una máquina aún más misteriosa que el propio Doctor con el aspecto de una cabina telefónica de la policía londinense llamada TARDIS. Este "Doctor", figura misteriosa donde las haya, ha ido cambiando a través de las diferentes series y películas. El Doctor que comienza esta gran serie de 2005 dirigida por Russell T. Davies, es el 9º Doctor (interpretado por Christopher Eccleston), que hace aparición tras acoger a Rose Tyler, una joven pero aguda londinense con ganas de aventuras interpretada por Billie Piper (al parecer uno de los pocos papeles en el no hace de prostituta).


Si bien la temporada empieza con un episodio casi ridículo (con maniquíes armados vivientes), esta temporada nos lleva por infinitos paisajes emocionantes: la destrucción de la Tierra, al Cardiff del pasado (donde conocemos a la antepasada de Gween Cooper, protagonista de Torchwood, también interpretada por la magnífica actriz galesa Eve Myles), a una invasión alienígena, a un futuro donde la humanidad es esclava y los juegos usuales (como El Rival Más Débil o Gran Hermano) son mortales para los perdedores; a ver al último de los Daleks (los archienemigos del Doctor), a la 2ª Guerra Mundial donde conocemos al Capitán Jack Harkness, un agente del tiempo del siglo LI (que también protagoniza Torchwood), a desentrañar la conspiración "Lobo Malo", a ver la versatilidad sexual del Doctor y los hombres del siglo LI y como no, experimentar un gran cambio...


Una serie magnífica con una temporada magnífica que nos ha hecho emocionarnos, reir, llorar, sorprendernos, recordar, admirar y sobre todo, amar con locura al Doctor y a su acompañante (en este caso, Rose Tyler), los cuales incluso en las situaciones más peligrosas, tienen frases remarcables, tanto por épicas como por graciosas ("es un tío del siglo LI y es un poco más flexible a la hora de... bailar"). Una amalgama de aventuras con personajes interesantes (no solo el Doctor y su acompañante) y con un montón de guiños a otras series y a otros tiempos de la serie que no dejará indiferente a nadie.

Si no la has visto ya, no sé a que esperas. Yo insistí a mi madre en ver esta serie y se negó hasta que la obligué, ahora me pide que la continuemos casi a diario. Esta serie no puede ser definida por otro sustantivo que GENIALIDAD, pues es una obra maestra de las que hacen época (y el hecho de que perdure, o mejor dicho, siga renaciendo desde 1963, creo que es una prueba bastante objetiva de ello).


Y si lo que lees te parece atractivo, imagínate cuando te diga que va mejorando por temporadas y que la segunda temporada es incluso más épica que la primera...

¡No te lo pienses, este es un producto único!

Y ya está, no tengo mucho más que decir puesto que analizar esta serie es un poco difícil, debido a la versatilidad de su temática y argumentos. La serie se hizo famosa por ser una de las pocas en usar una BSO con base electrónica (y bastante psicodélica, marcó un antes y un después en las bandas sonoras de ciencia ficción y esta versión recupera esa esencia). Los personajes son de un carisma impresionante y tiene de todo, desde aventuras y peligro a humor y también una actitud muy relajada con las minorías (se pueden ver personajes de todas las razas, culturas, religiones, sexo y orientación sexual), lo cual también dio un cierto empuje social no solo en temas de visibilización, sino también a la hora de animar a ciertas minorías atrapadas en ciertos estereotipos, a consumir un producto poco habitual para esa comunidad.

Sencillamente es una serie genial con una primera temporada genial y aunque analizarla técnicamente sea difícil, su genialidad y su idiosincrasia, lo que la hace única, es algo que se siente en las tripas y que estoy seguro que entendereis cuando la veais.

Nos vemos en la crítica de la 2ª temporada (con su correspondiente capítulo especial, esta serie ama los episodios especiales y voy a reseñarlos como parte del contenido de la crítica de cada temporada).

¡Disfrutadla!

NOTA: 9/10. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario