sábado, 3 de enero de 2015

Starry Eyes


Título original: Starry Eyes.
Año: 2014
Duración: 98 mins.
País: Estados Unidos.
Director: Kevin Kolsch / Dennis Widmyer.
Guión: Kevin Kolsch / Dennis Widmyer.
Música: Jonathan Snipes.
Fotografía: Adam Bricker.
Reparto: Alex Essoe / Amanda Fuller / Noah Segan.
Productora: Snowfort Pictures / Parallactic Pictures / Dark Sky Films.
Género: Terror Sobrenatural / Cine Dentro del Cine / Suspense / Gore.
Sinopsis: Sarah Walker aspira a ser una famosa estrella de Hollywood y tiene claro que lo conseguirá... pero no sabe cuando. Hasta ahora, mientras mantiene un trabajo insatisfactorio y mayoritariamente humillante para pagar las facturas, Sarah navega audición tras audición sin demasiada suerte, hasta que empieza a ver esperanza tras pasar la primera prueba de la audición como protagonista para una película de terror que aspira a ser de culto llamada The Silver Scream ('El Grito Plateado'). Los ánimos y la ilusión iniciales de Sarah se van desvaneciendo cuando los siguientes niveles de audición son cada vez más extraños y acaba haciendo cosas que alteran su vida y su persona para siempre.

Esta es una de esas películas que ves con muchas expectativas por la premisa y por las críticas, y te acabas llevando un chasco. Lo primero que quiero dejar claro, es que la película es una metáfora de lo duro que es el mundo de Hollywood, y que si le tengo cierto aprecio, es porque me identifico con la protagonista a mi propio nivel y experiencia.

El primer problema que tiene esta película es que es estrepitosamente lenta. En serio, desde que hace la primera audición "importante" sabes lo que va a acabar pasando, tanto en el ámbito profesional, como en el de la trama de terror, y aún así, hay que esperar hasta pasada la mitad de la película, se tiran demasiado tiempo indagando en la inhibición de la protagonista. Y luego, cuando empieza "lo bueno", en 10 minutos se lo quitan de encima.

El otro gran problema, es que la película carece de mitología de ningún tipo. En otras palabras: cualquier fenómeno, evento paranormal, criatura, monstruo o situación sobrenatural que aparezca en la película, no tiene explicación ninguna. ¿Qué problema acarrea eso? Que uno se queda sin saber que ha visto. Sí, unas escenas muy chulas, una fotografía y efectos especiales que te mueres, "qué fuerte lo que acaba de pasar", pero te vas sin enterarte de qué pasa, de por qué y de qué es lo que lo ha provocado.

Esos dos problemas, creo que hacen que la película se haga (desde mi punto de vista) aburrida para todo el que no empatice con una profesión muy competitiva o muy marcada por la fama, y ya de portal, hace que caiga mucho su calidad. Para más inri, de momento no está en español, la estoy reseñando porque es la primera película que veo en meses, pero ha de verse subtitulada.


¿Positivo? Mantiene el misterio (desgraciadamente, lo mantiene eternamente), tiene un cierto toque de originalidad en la historia, visualmente sí que es muy impactante cuando empieza "el terror" y muy hermoso el final. El maquillaje es muy bueno y Alex Essoe juega muy bien el papel de expresar los cambios psicológicos y morales de su personaje, la fotografía llega a ser increíble (captando bien la oscuridad y el grotesco que se requiere en esta película) y la verdad, para no tener un presupuesto del carajo como las superproducciones de Hollywood (parte fue financiada con Crowdfunding), está bien llevado y eso hace que en cierto modo, merezca la pena.

Además, como he dicho, el actor, el guionista, el escritor... el artista en general, podrá empatizar mejor y disfrutar un poco más de esta peli que trata con cierto humor negro y metafóricamente lo duro que es este mundillo a nivel profesional, la poca humanidad que hay y lo muy jodidamente especial que esperan que seas para dedicarte a ello.

Por todo lo demás... ver bajo tu propia responsabilidad.

NOTA: 5/10. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario