jueves, 8 de enero de 2015

Lucy


Título original: Lucy.
Año: 2014.
Duración: 89 mins.
País: Francia.
Director: Luc Besson.
Guión: Luc Besson.
Música: Éric Serra.
Fotografía: Thierry Arbogast.
Reparto: Scarlett Johansson / Morgan Freeman / Choi Min-sik / Amr Waked.
Productora: EuropaCorp. / TF1 Films Production / Universal Pictures.
Género: Ciencia Ficción / Acción.
Sinopsis: Lucy es una estudiante americana en Taipei, Taiwán, y por culpa de su nuevo novio, se ve obligada a ejercer de mula de drogas. O eso esperaba el jefe mafioso Mr. Jang, pues la bolsa que le introducen estalla y esta nueva droga, un nootrópico, empieza a acabar con ella pero no sin antes ir aumentando el porcentaje activo de su cerebro. Y mientras intenta sobrevivir y entender lo que le pasa, se va a haciendo más inteligente, más fuerte y rápida, más consciente de su cuerpo y su entorno y empieza a adquirir habilidades psicokinéticas que le ayudarán en su tarea.

Bueno, por fin, semanas después de verla, me dispongo a hacer una crítica de esta película que tanto ha dado que hablar. Lo cierto es que esta película ha suscitado tanto críticas positivas como negativas. La mía se encuentra más hacia la positiva, aunque tengo ciertos sentimientos encontrados.

Lo primero que creo que hay que dejar claro, es que creo que Luc Besson ha intentado aprovechar el tirón de Morgan Freeman como "orador científico" (narrador de documentales), para usarlo como personaje en una película de ciencia ficción que, a pesar de lo que crean algunos, es más ficción que ciencia. Hay que aclarar que el mito del 10% del cerebro es, de momento, solo eso, un mito. Dicha información es extremadamente popular, hasta el punto de parecer que tiene cierto respaldo científico y de que gente relativamente inteligente y culta la reproduzca, pero no tiene base, pues por lo que se sabe, todas las áreas del cerebro tienen una función, incluso cuando no se tiene clara la función o cuando parece albergar muchas funciones inconexas entre sí, se ha detectado actividad en todas ellas y eso desmiente, desde el punto de vista científico, la posibilidad de que usemos solo un pequeño porcentaje de cerebro.


Explicado esto, la película está hecha y editada de una forma que llega a ser extremadamente lenta. Opino que la concepción científica de la película llega a ser muy densa para ser tan mentira, y que siga una última moda de crear ciencia ficción con un material científico tan específico, que parece ser real en parte (Interstellar). Esto hace que la película sea un poco lenta, sobre todo al principio, hasta que empieza la parte de "ficción".

Los poderes que Lucy, nuestra protagonista, va adquiriendo, son sin embargo muy interesantes y no se reduce simplemente a poderes psicokinéticos, sino de percepción y control de la materia y las ondas. Eso sí, como fan de la serie de Alphas (la cual reseñaré cuando la vuelva a ver y que recomiendo como si no hubiese un mañana, es una versión más realista de los X-Men), creo que la manifestación de la percepción expandida de Lucy se copia un poco de esa serie, especialmente con la percepción de ondas.

En el aspecto técnico, hay que decir que los efectos especiales y planos distópicos que se plantean separados de toda la "realidad" de los escenarios, son muy chulos, relativamente originales y ayudan mucho a entrar en el punto de vista de Lucy, eso da bastantes puntos. 

La Johansson, además, y aunque no es santa de mi devoción, hace un papel espectacular (si bien es el tipo de papel que se le da bien a esta tía: alocada y caótica), da mucha sustancia al personaje de Lucy, tanto cuando es débil y despreocupada, como cuando está en pleno proceso de "activación" y además, para quién le interesen las mujeres, hay que decir que consigue en todas las situaciones, estar rematadamente sexy (con un cierto punto de ironía en dicha actitud, pues se pasa la película intentando salvarse, pero sexy, al fin y al cabo).


Las escenas de acción, son rematadamente buenas, son como de la vieja escuela, con esa actitud chulesca de poder con el mundo entero, pero en este caso con razón. A pesar de que sus poderes alcanzan un momento casi de "absolutismo" y podría más o menos terminar con sus adversarios casi sin moverse, se las ingenian para que cada situación sea más o menos diferenciada y por tanto, sorprendente.

Sin embargo, no todo son rosas. Como ya dije, tarda mucho en coger carrerilla. La información pseudocientífica toma gran parte del metraje, por no hablar de unas escenas. Este "par de escenas" recurrentes y repetitivas. Estas escenas son la pantalla negra con el crecimiento de porcentaje de activación cerebral (que molaría si eso implicase cambios visibles en los poderes de Lucy, pero no es así, te lo cuelan sin que tenga más consecuencia inmediata), y también escenas narradas por Morgan Freeman con imágenes de animales que se hacen repetitivas y pesadas y que rompen completamente la narración y el desarrollo continuado de la película. Si a todo esto le sumamos varias escenas que son excesivamente largas o planos ininterrumpidos algo soporíferos, o de ciertas escenas que pretenden ser de cierta comedia pero no llegan, eso decrece mucho la valoración de la película. Además, la conclusión del argumento, lo que ocurre u ocurriría en el 100% y como se acaba (tanto el planteamiento "científico" como el argumental) me pareció, personalmente, una absoluta bazofia sin demasiado sentido ni aporte a la trama y su conclusión, así que... como dije: sentimientos enfrentados.

Así que es una película que si os gustan los efectos especiales, las escenas de acción a mansalva, las jovencitas duras y cachondas o la pseudo-ciencia, y además teneis paciencia, esta película la disfrutareis (o como mínimo, pasareis un buen rato). Si no, bueno... lo que digo siempre: ver bajo vuestra propia cuenta y riesgo.

NOTA: 6/10. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario