domingo, 18 de enero de 2015

Drácula, la Leyenda Jamás Contada (Porque No Existe)


Título original: Dracula Untold.
Año: 2014
Duración: 92 mins.
País: Estados Unidos.
Director: Gary Shore.
Guión: Matt Samaza / Burk Sharpless.
Música: Ramin Djawadi.
Fotografía: John Schwartzman.
Reparto: Luke Evans / Sarah Wadon / Dominic Cooper / Art Parkinson / Charles Dance.
Productora: Legendary Pictures / Michael De Luca Productions / Universal Pictures.
Género: Fantasía Oscura / Épica / Acción Sobrenatural / Drama Sobrenatural.
Sinopsis: Reinvención del mito de Drácula que cuenta la leyenda reimaginada de Vlad Tepes III (alias "El Empalador"), el príncipe rumano en quién se inspiró Bram Stoker para escribir su novela "Drácula".

Lo primero que debo hacer es explicar este título (o subtítulo) que he puesto a este artículo. Porque lo cierto es que uno espera que al oir el nombre de Vlad Tepes, es que fuesen a hacer una película que mezclase al Tepes histórico con el de la leyenda vampírica, y no, en absoluto. No espereis ni el más mínimo rigor histórico, donde Vlad Tepes, que aunque en Rumanía es un heroe por expulsar a los turcos, era un real hijo de puta (buscad anécdotas del amigo, buscad, ya vereis lo bien que se lo pasaba el muy irónico cabrón). ¿En la película? No solo es un vampiro (cosa que es mentira, en vida nunca generó ni siquiera algo parecido a ese mito por muy sanguinario que fuese), sino que es un puto heroe de guerra felizmente casado, que se deja hablar mal por su esposa y adora a su hijo, y no lucha sino por proteger su reino... ajá, ya, claro.

Dicho esto, como dicta arriba, la película reinventa (aunque podrían haber reinventado más históricamente) la historia de Vlad el Empalador y como y por qué se convirtió en vampiro. La película, lo cierto es que tenía un buen material de trabajo, sin embargo, me parece bastante mala, así que procuraré ser breve.


La película no tiene rigor histórico (y no soy riguroso con la historia, pero al menos exijo un atisbo de realidad más allá del nombre si se usan personajes históricos o ya creados por otros autores), no tiene rigor mitológico, Drácula no es un monstruo sino un heroe, es un puto metrosexual ("hola, Luke Evans"), está calificada oficialmente como "terror" y calificarla como tal es un insulto a la inteligencia del espectador, los dramas no dan pena ni angustia sino aburrimiento y no son nada creíble las relaciones que se supone que tuvieron algunos personajes en el pasado, no tiene actuaciones remarcables, las escenas de acción no llegan a ser épicas, no hay planos ni fotografías que te impacten o te capturen... en definitiva, la película no tiene nada de especial ni intelectual, ni artísticamente hablando.

¿Qué hace que no sea una total pérdida de tiempo y un 1/10? Bueno, los efectos especiales están bien, tiene acción, que siempre se agradece cuando te aburres y provoca una cierta intriga la historia de la conversión. Más allá de eso, no tiene ni pies ni cabeza y no volvería a verla por nada del mundo, la verdad. Y esto no sé si ponerlo como algo positivo o negativo, pero por ponerle algo más positivo, pues bueno, le critiqué esto a una conocida de Facebook, Armand Entreri, por usar este argumento para criticar a alguien que sí le gustó, pero es verdad también: salen torsos, torsos musculados y depilados por un tubo, torsos rubios, morenos y hasta un pelirrojo que no sale en torso pero es mono (a mi gusto). Si te gustan los tíos musculados, habrá ratitos que te alegren la vista, a mí personalmente los abdominales marcados me dan un poco de grima.

Y ya está, eso es todo, no hay nada más que contar ni bueno ni malo, una película que no me ha producido casi ningún estímulo ni visual, ni auditivo, ni intelectual (ni tan siquiera sexual, vaya). No es un horror, pero no es algo aceptable según mi criterio y análisis posterior. Drácula versión adolescentes fans de los vampiros: noble, heroico, bueno de cuerpo y en la cama, caballeroso, con colmillos y poderes. Lamentable para los fans de Bram Stoker, del Vlad Tepes histórico y otros.

Ver bajo vuestra propia cuenta y riesgo.

NOTA: 4/10. 


jueves, 8 de enero de 2015

Lucy


Título original: Lucy.
Año: 2014.
Duración: 89 mins.
País: Francia.
Director: Luc Besson.
Guión: Luc Besson.
Música: Éric Serra.
Fotografía: Thierry Arbogast.
Reparto: Scarlett Johansson / Morgan Freeman / Choi Min-sik / Amr Waked.
Productora: EuropaCorp. / TF1 Films Production / Universal Pictures.
Género: Ciencia Ficción / Acción.
Sinopsis: Lucy es una estudiante americana en Taipei, Taiwán, y por culpa de su nuevo novio, se ve obligada a ejercer de mula de drogas. O eso esperaba el jefe mafioso Mr. Jang, pues la bolsa que le introducen estalla y esta nueva droga, un nootrópico, empieza a acabar con ella pero no sin antes ir aumentando el porcentaje activo de su cerebro. Y mientras intenta sobrevivir y entender lo que le pasa, se va a haciendo más inteligente, más fuerte y rápida, más consciente de su cuerpo y su entorno y empieza a adquirir habilidades psicokinéticas que le ayudarán en su tarea.

Bueno, por fin, semanas después de verla, me dispongo a hacer una crítica de esta película que tanto ha dado que hablar. Lo cierto es que esta película ha suscitado tanto críticas positivas como negativas. La mía se encuentra más hacia la positiva, aunque tengo ciertos sentimientos encontrados.

Lo primero que creo que hay que dejar claro, es que creo que Luc Besson ha intentado aprovechar el tirón de Morgan Freeman como "orador científico" (narrador de documentales), para usarlo como personaje en una película de ciencia ficción que, a pesar de lo que crean algunos, es más ficción que ciencia. Hay que aclarar que el mito del 10% del cerebro es, de momento, solo eso, un mito. Dicha información es extremadamente popular, hasta el punto de parecer que tiene cierto respaldo científico y de que gente relativamente inteligente y culta la reproduzca, pero no tiene base, pues por lo que se sabe, todas las áreas del cerebro tienen una función, incluso cuando no se tiene clara la función o cuando parece albergar muchas funciones inconexas entre sí, se ha detectado actividad en todas ellas y eso desmiente, desde el punto de vista científico, la posibilidad de que usemos solo un pequeño porcentaje de cerebro.


Explicado esto, la película está hecha y editada de una forma que llega a ser extremadamente lenta. Opino que la concepción científica de la película llega a ser muy densa para ser tan mentira, y que siga una última moda de crear ciencia ficción con un material científico tan específico, que parece ser real en parte (Interstellar). Esto hace que la película sea un poco lenta, sobre todo al principio, hasta que empieza la parte de "ficción".

Los poderes que Lucy, nuestra protagonista, va adquiriendo, son sin embargo muy interesantes y no se reduce simplemente a poderes psicokinéticos, sino de percepción y control de la materia y las ondas. Eso sí, como fan de la serie de Alphas (la cual reseñaré cuando la vuelva a ver y que recomiendo como si no hubiese un mañana, es una versión más realista de los X-Men), creo que la manifestación de la percepción expandida de Lucy se copia un poco de esa serie, especialmente con la percepción de ondas.

En el aspecto técnico, hay que decir que los efectos especiales y planos distópicos que se plantean separados de toda la "realidad" de los escenarios, son muy chulos, relativamente originales y ayudan mucho a entrar en el punto de vista de Lucy, eso da bastantes puntos. 

La Johansson, además, y aunque no es santa de mi devoción, hace un papel espectacular (si bien es el tipo de papel que se le da bien a esta tía: alocada y caótica), da mucha sustancia al personaje de Lucy, tanto cuando es débil y despreocupada, como cuando está en pleno proceso de "activación" y además, para quién le interesen las mujeres, hay que decir que consigue en todas las situaciones, estar rematadamente sexy (con un cierto punto de ironía en dicha actitud, pues se pasa la película intentando salvarse, pero sexy, al fin y al cabo).


Las escenas de acción, son rematadamente buenas, son como de la vieja escuela, con esa actitud chulesca de poder con el mundo entero, pero en este caso con razón. A pesar de que sus poderes alcanzan un momento casi de "absolutismo" y podría más o menos terminar con sus adversarios casi sin moverse, se las ingenian para que cada situación sea más o menos diferenciada y por tanto, sorprendente.

Sin embargo, no todo son rosas. Como ya dije, tarda mucho en coger carrerilla. La información pseudocientífica toma gran parte del metraje, por no hablar de unas escenas. Este "par de escenas" recurrentes y repetitivas. Estas escenas son la pantalla negra con el crecimiento de porcentaje de activación cerebral (que molaría si eso implicase cambios visibles en los poderes de Lucy, pero no es así, te lo cuelan sin que tenga más consecuencia inmediata), y también escenas narradas por Morgan Freeman con imágenes de animales que se hacen repetitivas y pesadas y que rompen completamente la narración y el desarrollo continuado de la película. Si a todo esto le sumamos varias escenas que son excesivamente largas o planos ininterrumpidos algo soporíferos, o de ciertas escenas que pretenden ser de cierta comedia pero no llegan, eso decrece mucho la valoración de la película. Además, la conclusión del argumento, lo que ocurre u ocurriría en el 100% y como se acaba (tanto el planteamiento "científico" como el argumental) me pareció, personalmente, una absoluta bazofia sin demasiado sentido ni aporte a la trama y su conclusión, así que... como dije: sentimientos enfrentados.

Así que es una película que si os gustan los efectos especiales, las escenas de acción a mansalva, las jovencitas duras y cachondas o la pseudo-ciencia, y además teneis paciencia, esta película la disfrutareis (o como mínimo, pasareis un buen rato). Si no, bueno... lo que digo siempre: ver bajo vuestra propia cuenta y riesgo.

NOTA: 6/10. 

sábado, 3 de enero de 2015

Starry Eyes


Título original: Starry Eyes.
Año: 2014
Duración: 98 mins.
País: Estados Unidos.
Director: Kevin Kolsch / Dennis Widmyer.
Guión: Kevin Kolsch / Dennis Widmyer.
Música: Jonathan Snipes.
Fotografía: Adam Bricker.
Reparto: Alex Essoe / Amanda Fuller / Noah Segan.
Productora: Snowfort Pictures / Parallactic Pictures / Dark Sky Films.
Género: Terror Sobrenatural / Cine Dentro del Cine / Suspense / Gore.
Sinopsis: Sarah Walker aspira a ser una famosa estrella de Hollywood y tiene claro que lo conseguirá... pero no sabe cuando. Hasta ahora, mientras mantiene un trabajo insatisfactorio y mayoritariamente humillante para pagar las facturas, Sarah navega audición tras audición sin demasiada suerte, hasta que empieza a ver esperanza tras pasar la primera prueba de la audición como protagonista para una película de terror que aspira a ser de culto llamada The Silver Scream ('El Grito Plateado'). Los ánimos y la ilusión iniciales de Sarah se van desvaneciendo cuando los siguientes niveles de audición son cada vez más extraños y acaba haciendo cosas que alteran su vida y su persona para siempre.

Esta es una de esas películas que ves con muchas expectativas por la premisa y por las críticas, y te acabas llevando un chasco. Lo primero que quiero dejar claro, es que la película es una metáfora de lo duro que es el mundo de Hollywood, y que si le tengo cierto aprecio, es porque me identifico con la protagonista a mi propio nivel y experiencia.

El primer problema que tiene esta película es que es estrepitosamente lenta. En serio, desde que hace la primera audición "importante" sabes lo que va a acabar pasando, tanto en el ámbito profesional, como en el de la trama de terror, y aún así, hay que esperar hasta pasada la mitad de la película, se tiran demasiado tiempo indagando en la inhibición de la protagonista. Y luego, cuando empieza "lo bueno", en 10 minutos se lo quitan de encima.

El otro gran problema, es que la película carece de mitología de ningún tipo. En otras palabras: cualquier fenómeno, evento paranormal, criatura, monstruo o situación sobrenatural que aparezca en la película, no tiene explicación ninguna. ¿Qué problema acarrea eso? Que uno se queda sin saber que ha visto. Sí, unas escenas muy chulas, una fotografía y efectos especiales que te mueres, "qué fuerte lo que acaba de pasar", pero te vas sin enterarte de qué pasa, de por qué y de qué es lo que lo ha provocado.

Esos dos problemas, creo que hacen que la película se haga (desde mi punto de vista) aburrida para todo el que no empatice con una profesión muy competitiva o muy marcada por la fama, y ya de portal, hace que caiga mucho su calidad. Para más inri, de momento no está en español, la estoy reseñando porque es la primera película que veo en meses, pero ha de verse subtitulada.


¿Positivo? Mantiene el misterio (desgraciadamente, lo mantiene eternamente), tiene un cierto toque de originalidad en la historia, visualmente sí que es muy impactante cuando empieza "el terror" y muy hermoso el final. El maquillaje es muy bueno y Alex Essoe juega muy bien el papel de expresar los cambios psicológicos y morales de su personaje, la fotografía llega a ser increíble (captando bien la oscuridad y el grotesco que se requiere en esta película) y la verdad, para no tener un presupuesto del carajo como las superproducciones de Hollywood (parte fue financiada con Crowdfunding), está bien llevado y eso hace que en cierto modo, merezca la pena.

Además, como he dicho, el actor, el guionista, el escritor... el artista en general, podrá empatizar mejor y disfrutar un poco más de esta peli que trata con cierto humor negro y metafóricamente lo duro que es este mundillo a nivel profesional, la poca humanidad que hay y lo muy jodidamente especial que esperan que seas para dedicarte a ello.

Por todo lo demás... ver bajo tu propia responsabilidad.

NOTA: 5/10.