martes, 30 de diciembre de 2014

Salem, 1ª Temporada


Hoy vengo a hablar de una serie que me parece sublime, una serie que por desgracia (y por mala gestión de las productoras españolas) aún no tiene ni asomo de pisar España, pero que es fácil de conseguir subtitulada.

Que la brujería vuelve a estar de moda, es un hecho. Infinitas series se están basando en la brujería, tanto como forma de culto así como forma de magia para hacer su universo, o bien ha sido incluida (la brujería) como un elemento más. Cosas como los brujos y las brujas de True Blood, la serie "Brujas de East End" o la 3ª temporada de American Horror Story, titulada "Coven" ('Aquelarre') han introducido estos elementos que recuperan y reinventan la moda de series y películas 90s como "Jóvenes y Brujas", "Embrujadas" o "Buffy Cazavampiros". Salem no es diferente en eso, pero es diferente en todo lo demás... y superior a todas ellas (al menos en este aspecto que compete).

Como bien habreis imaginado, la serie está ambientada en los Juicios de Salem del siglo XVII, en la colonia puritana de Salem, la cual se convirtió en un lugar memorable por una histeria de brujería que azotó la colonia y que acabó con la ejecución de 20 personas acusadas de brujería. La historia, no solo se desarrolla en ese contexto, sino que cuenta con dos elementos que son relativamente innovadores: se asume que las prácticas mágicas de las brujas eran auténticas, y no se asume que los puritanos sean los buenos y las brujas las malas.

Según me informa una colega de Facebook, Carmen Currás (de la ADF), Robin Artisson echó bastantes rosas al primer episodio por su veracidad artística e histórica (aunque afirma que no cree que hubiese brujas en Salem, afirma que la serie, con toda la ficción que conlleva, tiene unas formas artísticas reales), así que si no vais de que la brujería es todo Dioses griegos y paz y amor, supongo que os gustará, ya que si no me equivoco Robin Artisson es folklorista, ocultista y brujo tradicional, y ha escrito varios libros sobre estos temas.

A groso modo, la trama de Salem ronda a dos personajes: John Alden y Mary, dos enamorados separados por la guerra. A la vuelta de John Alden como heroe de guerra, su amada Mary se ha convertido en Mary Sibley, esposa del enfermo e incapacitado George Sibley y gracias a eso, la mujer más poderosa de Salem. Y no solo eso: la colonia se ve sumida en una histeria colectiva contra la brujería gracias al Reverendo Cotton Mather, el hijo de un famoso cazador de brujas que inicia esta histeria debido al caso de una joven, Mercy Lewis. Lo que John Alden ignora es que a su partida, su amada Mary se entregó a las artes oscuras guiada por su sirvienta, Tituba. Al final, Cotton y John deberán aunar fuerzas ante la evidencia innegable de la presencia de brujas en Salem, para encontrar a las brujas que están matando inocentes con el objetivo de completar un Gran Rito ancestral que tendría consecuencias devastadoras.


Una de las cosas más interesantes en Salem, son sus historias. Realmente, al ser tan diferente, uno no sabe por donde te van a salir, no tiene exactamente claro cuales son las capacidades reales de las brujas y no sabe qué se encontrará. Aunque las tramas están llenas de magia, realmente son tramas humanas. La serie se compone de varias tramas, de las cuales algunas duran hasta el final (o incluso se quedan abiertas para entonces), mientras que otras se autoconcluyen en el mismo episodio. Realmente, tanto dentro como fuera de la magia, puedo pensar en más de una treintena de lineas argumentales tratadas en Salem, y en unos 8 géneros en los que se podrían encasillar ciertos episodios o argumentos, y no todos están dentro de la brujería o la magia. Las intrigas de los puritanos, de los aldeanos... incluso las intrigas dentro del propio akelarre de Salem es algo genial, interesante, que despierta la tensión y el interés y está mostrado todo de forma magistral. Incluso las motivaciones de los brujos para ser brujos y hacer lo que hacen es algo interesante: varía de personaje a personaje, tiene distintas formas (no todo es algo satánico) y a su manera, normalmente cada cual pretende un fin que es noble en su cabeza.

La brujería en sí misma, genera un cierto interés para aquellos que conocemos un poco el tema. Si bien es cierto que se toman ciertas libertades (más bien muchas), podemos reconocer elementos de realidad (de la realidad de las brujas, o de la realidad de las creencias cristianas sobre estas). Elementos rituales, el hecho de que contacten con espíritus y entidades (y no siempre identificados como demonios), la magia simpática, las habilidades psíquicas, los elementos chamánicos, incluso el hecho de que los sitios sagrados y poderosos de los brujos sean oscuros bosques circundantes, el lugar de "caos" alejado del control de los puritanos... todo tiene trazas reales en la brujería de Salem, pero dándole una forma interesante, que juega con los sentidos, con los temores y que no tiene por qué traspasar necesariamente los límites de la realidad (si bien la serie es totalmente fantástica, la forma de presentar los eventos, los hechizos y las visiones, hace que sea totalmente creíble durante unos minutos). La presencia de objetos y actos mágicos, como el uso de una especie de consolador arcaico, el entrar en un trance inmóvil en posiciones grotescas o que las brujas tengan familiares (entendido como demonios, entidades o espíritus guías con aspecto de animal que asisten a los brujos en sus trabajos) es algo que se agradece y que no se ha tocado excesivamente en la brujería de ficción.


Su ambientación y banda sonora, también es digna de recalcar. La ambientación histórica es realmente exquisita. No puedo hablar de la fidelidad histórica, pero desde luego, con fidelidad histórica o no, la ambientación es totalmente creible y, aún más importante, de lo más disfrutable. La vestimenta es exquisitamente realista. Elementos como el trato entre hombres y mujeres, puritanos y el populacho, etc. son increiblemente plasmados, incluso el poder del miedo que tenían los acusados de brujería o de ser víctima de las brujas, o el desprecio entre puritanos y católicos, todo generan una atmósfera de realidad densa y maravillosa, independientemente de si se corresponde con la realidad histórica de la época. La banda sonora, si bien no recreacionista de la época y el lugar, es increíblemente oportuna. Además, como una versión 2.0 de elementos de ambientación, incluiré el increíble opening, una mezcla de imágenes conceptuales, oscuras, bucólicas y a veces grotescas o dramáticas que resume en el poco tiempo que dura, toda la esencia de esta serie, con una música moderna pero adecuada en sentimiento y letra, compuesta por Marilyn Manson y Tyler Bates, que ahora mismo os dejo aquí (Salem's Season 1 Opening).


Respecto a los personajes, hay grandes y diversos personajes. Si bien John Alden es probablemente uno de los dos co-protagonistas, a mí personalmente me parece un tipo insulso. Por otro lado, su amada Mary Sibley, una bruja que ahora regenta el poder político de Salem y que mueve los hilos para completar el Gran Rito (o Ritum Magnum), es increíblemente interesante. Con la actuación de la magnífica actriz Janet Montgomery, que hace al personaje más ambivalente de toda la serie, Mary Sibley se debate entre la chica inocente que fue, y la mujer poderosa y autosuficiente que ha llegado a ser (pero pagando un precio muy alto). También está el Reverendo Cotton Mather, un borracho y putero cazador de brujas que intenta hacer orgulloso a su padre (famoso por su trabajo como cazador de brujas), pero que duda que lo que esté haciendo sea realmente el trabajo de Dios. Está Isaac "El Fornicador" Watson, marcado a fuego por el pecado de la lujuria, amigo y ayudante de Mary Sibley y también un caldo de cultivo del odio en secreto hacia los puritanos. Además, está el Magistrado Hale, miembro secreto del akelarre de Salem, y su encantadora y rebelde hija, Anne, así como la otra gran miembro del akelarre, la sabia y poderosa Tituba, una sirvienta nativa cuyas artes no se basan exclusivamente en la brujería medieval europea que se ha importado al Nuevo Mundo, sino en las artes de sus antepasados. Y como punto interesantísimo, tenemos a Mercy Lewis, la víctima original, el catalizador del miedo histérico a las brujas, la cual poco a poco se empieza a sentir fascinada por el poder que el miedo a su estado le otorga sobre el resto de la colonia, la segunda mujer más poderosa de Salem tras Mary Sibley y que poco a poco irá escalando en la sociedad de Salem y obteniendo logros, tal como hizo Mary Sibley en su día. Sin duda, un montón de personajes interesantes de los cuales, te guste más este o aquel, siempre encontrarás a quién te enamore por las razones que sean, y quieras seguir su historia incondicionalmente.


La serie, no se corta especialmente en mostrar explícitamente ciertas cosas, y no hablo solo de gore, sexualidad y otras "perversiones". Elementos de paganismo y satanismo se encuentran a tutiplén y, si eres conocedor de esos mundillos, hay pistas inexplicadas a lo largo de toda la serie. Solo el romance entre John Alden y Mary Sibley, y la ejecución del Gran Rito son los ejes continuadores de la serie, el resto de lineas argumentales va evolucionando, cambiando y transformándose continuamente, haciendo que el aburrimiento sea virtualmente imposible. Las historias de intrigas, de amoríos, de sexo, de auto-conocimiento, y como no, de brujería y/o fe religiosa son constantes, cambiantes e increíblemente bien montadas e hiladas para que todo acabe teniendo sentido y visualmente, es una serie tan preciosa como grotesca, oscura e impactante y, como dije, muy bien ambientada. Las acciones, tanto mundanas como mágicas de algunos de los personajes llegan a ser sorprendentes (para el espectador y para el argumento) y el que no todo esté mascado y definido agrega un halo de misterio y alimenta la mente del curioso.


En definitiva, una serie brutal en todos los aspectos que te puedas imaginar, que recomiendo sobre todo al amante de la ficción de brujas, pero también a cualquier amante de la ficción sobrenatural y a cualquier otra persona que no espera una simple batalla entre el Bien y el Mal, más bien a esas personas que disfrutan las áreas grises. Como punto negativo (alguno tendría que tener), aparte de ciertas libertades que no comprendo que se tomasen porque eran innecesarias, está el hecho de que a veces intentan abarcar tanto a nivel de Brujería, que entresijan más de la cuenta los conceptos satánicos medievales con los paganos medievales y los "salvajes" (relacionados con las creencias nativas de América, concretamente con la de los pueblos del Caribe), que se llega a hacer algo confuso e incongruente para el espectador, que llega a no entender si adoran al Diablo o no, si todas las creencias son realmente "del Diablo" o siquiera por qué esos brujos han formado un akelarre cuando parecen tener prácticas, conocimientos y creencias completamente distintas.

Aparte de ese pequeño inconveniente mencionado arriba, una de las series más chapó que he visto en los últimos tiempos, y por eso la recomiendo (y reseño) con fervor a pesar de que suponga el pequeñísimo esfuerzo (recompensado con creces) de tener que usar subtítulos. En serio, no sé ni por qué me sigues leyendo, deberías estar bajando el primer episodio. ¡YA!.

P.D.: yo solo dejo caer que tuve la idea de hacer algo similar con las Brujas de Zugarramurdi... y que algo así de hecho esperaba de la película de mismo nombre. Con el buen material que tenemos en nuestra historia, no comprendo que sigan dejando que los americanos se lleven el mérito (incluso usándonos, como pasaba con Antonia Gavilán de Logroño en True Blood).

NOTA: 9/10.


viernes, 5 de diciembre de 2014

Vampire Academy (Película)



Título original: Vampire Academy.
Año: 2014
Duración: 104 mins.
País: Estados Unidos.
Director: Mark Waters.
Guión: Daniel Waters.
Música: Rolfe Kent.
Fotografía: Tony Pierce-Roberts.
Reparto: Zoey Deutch / Lucy Fry / Danila Kovlozsky.  
Género: Adaptación / Adolescente / Comedia / Drama Sobrenatural / Fantasía / Vampiros.
Sinopsis: La trama de la película gira en torno a Rose Hathaway, una chica de 17 años normal y corriente si no fuera porque es una 'dhampir': una vampira guardiana que no puede enamorarse y que está obligada a protegerse de los malvados 'strigoi' o vampiros violentos (seres peligrosos e inmortales). Rose dedica su vida a entrenar para convertirse en guardaespaldas de su mejor amiga la "Moroi", Lissa Dragomir, pero todo se complica cuando descubre que su tutor en la Academia de Vampiros va a ser Dimitri Belikov. Y es que se siente muy atraída hacia él, pero también es el único que puede ayudarla a salvar a su mejor amiga.


Bueno, quisiera hacer una breve reseña sobre esta película, basada en una saga de mismo nombre escrita por Richelle Mead. No voy a extenderme mucho, creo, porque me ha parecido un despropósito de película y, creedme cuando os digo, que la juzgo desde el punto de vista de película (pues no he leído los libros, ni los amo ni los odio).

Bien, lo primero que cabe resaltar de esta película de... "vampiros", es que es muy adolescente, en el mal sentido de la palabra. MUY adolescente. Es algo que ya esperaba cuando mi madre y yo decidimos verla, pero claro: en el género adolescente, hay películas y películas, series y series. Como ya he dicho en múltiples ocasiones, soy más serieadicto que cinéfilo, así que como ejemplo, diré que hay "géneros adolescentes" y géneros adolescentes. Hay Buffy Cazavampiros, Misfits o Teen Wolf... y hay Crepúsculo. Vampire Academy, se acerca más a lo último.

Bien, ¿qué cosas malas tiene la película? Bufffffff, por donde empezar...

Es increíblemente enfocado a niñatos (no voy a ser sexista y decir "niñatas"), en serio. Pero hasta el punto de "Personaje 1: si no nos movilizamos, los strigoi llegarán en cualquier momento y acabarán con todos nosotros" y entonces pasa que: "Personaje 2: Jo tía, no quiero morir tan joven y sin que Jake me haya quitado la virginidad". Sí, hasta ese punto. Hasta el punto de "me enrollo contigo por un conjuro de amor, tócate los huevos". Es muy empalagosa. ¿Habeis visto la portada tan rosita? Pues es más rosa incluso. Un sinsentido las relaciones, un sinsentido los enamoramientos, un sinsentido como "dirigen" todas estas "relaciones amorosas". En fin...

Como punto segundo y repitiendo algo que me ocurrió con la saga Crepúsculo (y es medio derivado de lo de arriba), es que los personajes son MUY FEOS. Y sí, eso no debería de importar, pero es que cuando la trama tampoco importa y lo que pretenden es que los tíos mojen los boxers y las tías las bragas, y la historia es una basura, lo menos que esperas es poder alegrarte la vista, ¿no? Pues bien, como persona que se siente atraída hacia el sexo masculino, no vi un solo hombre rescatable (según mi criterio). Y sí, es cierto que siempre he defendido que la belleza es subjetiva, y lo mantengo, pero también soy de los que pienso que en muchas ocasiones, primero viene el personaje y luego el actor. ¿Qué quiero decir? Que muchas veces un actor no (y lo reitero, NO) cumple con los estándares sociales de belleza de ese momento y ese lugar, y aún así acaba siendo el rompebragas o la remolcatroncos del momento, y yo me pregunto: "¿cómo es posible?". No porque la belleza no es subjetiva, sino porque para los firmes defensores de que la belleza es objetiva, esa gente no encaja en el prototipo de "belleza objetiva" que ellos defienden. Como dije: el personaje antes que el actor. En serio, si exceptuamos a la protagonista, Rose Hathaway, son todos feísim@s: desde el profesor que se supone que debiera ser "una tentación", hasta la princesa (que de primeras parece muy guapa, pero cuando le ponen un primer plano, te golpea en la cara). Incluso Sarah Hyland (Haley en Modern Family) sale horrenda en el intento de la película de hacer algo vistoso y ligado a la moda.

La trama, además de mala, es increíblemente lenta, aburrida, con poco desarrollo por escena, porque pierden escenas y escenas en "petardear". Y creedme, soy fan del género adolescente, acepto el "petardeo juvenil" si tiene motivos, si es para desarrollar un personaje, una relación, una trama, para mostrar secretos personales de un personaje importante... si tiene sustancia. Cuando es el petardeo por el petardeo y por verle los abdominales al profe... me parece absurdo.

Los "vampiros", no son vampiros: son magos con colmillos (y todo parecido con el Clan Tremere del juego de rol narrativo Vampiro: La Mascarada es pura coincidencia). Lo primero es que por mucho que los vampiros tengan otros poderes, es algo que nunca comprenderé. Entiendo ciertos "otros poderes" (como la mirada hipnótica), pero cosas como estas, algo elemental... ¿para qué hacer vampiros entonces? Lo otro, es que la división "Dhampir / Moroi / Strigoi" es basura. No tiene funcionalidad en la trama (al menos en la película). Quiero decir, no hacen referencia a la mitología que generó esos nombres (el folclore rumano), y apenas hay diferencia a excepción de la fuerza/resistencia de estos. Solo coinciden en que los moroi son los vampiros "mortales" y los strigoi son los "inmortales" (más o menos, es más complejo que eso), por lo demás, tranquilamente podrían haber cambiado esos estados por "nubes azucaradas" y "pepinillos en vinagre", porque no tiene más motivación que meter un nombre "raro" y que suene a algo semiculto o semirrealista (a pesar de que nadie se cree eso de que los vampiros tengan un gobierno organizado que sea único en todo el mundo, aunque toda la puta nobleza está, no se sabe como, en EEUU).

Los efectos especiales, para el presupuesto que tenían, son paupérrimos: planos cutres para evitar tener que meter un efecto de acción física, y los movimientos de desplazamiento aéreo son muy cutres, hueles la cuerda a kilometros de distancia...

En definitiva, un despropósito de actores feos que pretenden tener sex-appeal ligando en el instituto mientras fingen estar viviendo algo heroico en una película de vampiros-magos casi sin trama y, la poca trama que tiene, muy aburrida. ¿Por qué no le casco la nota mínima? Porque de vez en cuando había alguna frase o momento que nos hizo reir a mi madre y a mí. Esas risas conforman el punto extra.

¿Mi consejo? Os la podeis ahorrar. Ese es el propósito de esta entrada: ahorraros el mal trago.

Un saludo.

NOTA: 2/10.