viernes, 17 de octubre de 2014

Equilibrium



Título original: Equilibrium.
Año: 2002.
Duración: 107 mins.
País: Estados Unidos.
Director: Kurt Wimmer.
Guión: Kurt Wimmer..
Música: Klaus Badelt.
Fotografía: Dion Beebe.
Reparto: Christian Bale / Emily Watson / Taye Diggs / Angus Macfadyen  / Sean Bean.
Productora: Dimension Films / Miramax Films.
Género: Ciencia Ficción / Acción / Futuro Distópico.
Sinopsis: En un futuro totalitario, se ha conseguido eliminar la guerra mediante la supresión de las emociones y la individualidad, y todo lo que pueda provocar emociones está castigado y perseguido: libros, arte, música... John Preston es uno de los encargados de perseguir a los que desobedecen esta ley no administrándose el fármaco que suprime sus emociones, y es bueno en ello, pero llegará un momento en el que se preguntará si realmente quiere vivir sin emociones y por qué otros están dispuesto a morir por ellas.

Esta película ha tardado mucho en venir a España, y no tengo claro que haya valido la pena. Afortunadamente, mi información estaba errónea y no es una película de Christopher Nolan (como creí por gustarle a una persona que conozco que está obsesionada con Nolan, y dado que Nolan está enamorado de Christian Bale o algo y lo tiene de comodín, pues asumí que así era y me equivoqué). La película tiene un planteamiento interesante, pero sinceramente, las he visto mejores. El papel de Christian Bale es el típico suyo (poner cara de cartón y mostrar que está bueno), sin embargo, se salva por la fotografía y los efectos especiales.

Los efectos especiales son en su mayoría bastante buenos, e igualmente tiene una fotografía, con escenarios, con paisajes, que para cualquiera que disfrute de esas cosas pues es un rato no del todo perdido. Los paisajes futuristas, la arquitectura de ciencia ficción y sobre todo, el juego con los tonos, las luces, e incluso el color de ropa que elige cada personaje tiene un "algo" detrás, y no negaré que analizándolo ahora, pues es llamativo e incluso inteligente.

No obstante, la historia se desarrolla con una lentitud decrépita que me hizo bostezar en varias ocasiones, y llega un momento que el final se hace bastante predecible. Las escenas de lucha, tienen una coreografía decente pero muy repetitiva, y extraña. Las escenas de acción, en algunos momentos se flipan demasiado, cuando no es directamente una imitación de Matrix. Además, adquieren un estilo de lucha que repiten durante toda la película y que es sumamente extraño. De hecho, si tuviese que definir que postura o acción toma el protagonista más durante toda la película, aquí lo tenéis, no es ningún misterio.


Para más inri, la llegada al final no es para nada ascendente, sino más bien lineal. No llegas a ver el final acercándose (aunque sí imaginas la resolución y cual es el gran misterio tras todo eso). Cuando llegas al final, tienes a los dos antagonistas, los dos "final boss" de la película, y la acción es bastante decepcionante, entre el acabar con un par de movimientos chulescos, y una pelea que consistía tanto en apartar la mano del oponente de su pistola, que honestamente, parecía más un pulso de pulgares que un combate entre expertos en artes marciales.


Lo cierto es que es una película que podría haber sido muy buena. El planteamiento no es del todo original (y de hecho los futuros distópicos en los que se juegan con las emociones de algún modo están de moda gracias a Divergente y otras películas, lo cual creo que es motivo de que tantos años después traigan esta película a España), pero tenía una buena base para hacer una exposición o una reflexión filosófica, moral y política (y sobre todo política), y queda, en mi opinión, en poco más que si John Preston siente o no siente culpa, y si se siente o no se siente traicionado por su sociedad. Eso y muchas dosis de acción. Si lo unimos al elemento partidista por mi parte de que no soy especial fan ni de la ciencia ficción "pura", ni de la acción, pues tenemos una película que a mí, personalmente, me ha parecido floja. Ahora bien, soy consciente del pequeño culto que persigue a esta película, por lo que si te gusta el reparto, la dirección o bien disfrutas más que yo de estos géneros, tal vez seas de los que babean ante esta película (si bien creo que lo que más abunda es chicas y chicos que babean con Christian Bale, que es el playboy de moda de las películas, como lo fue Keanu Reeves en su día).

Todo queda en tu mano.

NOTA: 3/10.

No hay comentarios:

Publicar un comentario