sábado, 12 de julio de 2014

Teen Wolf, Episodio 3x16: Iluminada (Illuminated)


NOTA: 9/10

Este capítulo empieza con un regalo para la vista, viendo como 5 de estas figuras japonesas caminan durante la noche de Halloween, de forma disciplinada, con movimientos sincronizados, en fin, un regalo para la vista de los que admiramos la estética de esta serie. Mientras, en casa de los Argent, Isaac describe a sus cinco atacantes y que los ojos de uno de ellos eran de un amarillo verdosos "como luciérnagas". Entonces Chris Argent tiene un auténtico déjà vu y pide que guarden el secreto 24 horas, así como vemos que tiene los restos de una máscara del mismo tipo que portan los atacantes.


Tras la intro, vemos al agente McCall interrogando a los chicos, donde le marean la perdiz con ironías y le dan la versión para escépticos. Sin embargo, vemos que Kira procura recuperar su móvil pero que no es posible: es una prueba. Posteriormente vemos por qué Barrow fotografió a Kira y por qué quería recuperar su teléfono.

Al día siguiente, en el instituto, Stiles encuentra una llave en su llavero que no sabe de donde sale, y se le ve muy confuso, mientras en el gimnasio, vemos que Danny intenta preparar una fiesta de luz negra para Halloween, pero la ciudad está sin electricidad (gracias a Kira). Ethan intenta convencer a Aiden de ayudarle porque para Scott, lo que importa es la humanidad y es la única forma de entrar en su manada. Aiden pasa, pero luego en clase, Lydia le dice que es una mala persona y no lo quiere en su vida, por lo que le propone a Danny un lugar donde hacer la fiesta: la casa de Derek, el cual se marcha. Rato después, vemos como Derek tiene una escena graciosa asustando a unos niños, y como estos seres se materializan de la nada en humo negro. Y no solo son humo para materializarse, exudan ese humo cuando están en forma física.

Antes que todo eso, respecto a Scott y Kira, a pesar de que Stiles le impide hablar con ella al principio, él habla con ella y ella le confiesa lo de las fotos, cómo cuando la fotografían con flash sale emanando una luz, y que por eso debe recuperar su móvil. Scott, Stiles y Kira van a la comisaría, se cuelan y borran las fotos, siendo casi pillados por el padre de Scott. Stiles lo entretiene y además le amenaza diciendo que odia a su padre porque el sheriff Stillinski sabe algo de él que no quiere que se sepa, y que él también lo sabe... ¡aquí hay tomate, chicos!¡los secretos de esta serie siempre derivan en caos! Tras eso, se sienten animados y se apuntan a la fiesta, así como hacen Allison y Isaac y también Lydia, y como no, Aiden e Ethan.

Ya en la fiesta, con todo el mundo de todas las orientaciones sexuales enrollándose (algo típico de esta serie y que me encanta, denotando normalización y no segregación), una chica se abalanza sobre Stiles, y esta resulta ser Caitlin, la chica cuya novia fue sacrificada por el darach. Su conversación es muy graciosa porque ella le besa y él le dice que si no le gustaban las chicas. Ella responde afirmativamente, y le pregunta si a él también. Entonces él pregunta si también le gustán los chicos, y ella responde que sí y contraataca: "¿y a ti?" xD. Pero la magia se rompe cuando Caitlin se da cuenta de que la llave misteriosa tiene fósforo, y se le enciende la bombilla y deja a la pobre chica tirada.

En tanto a que esto ocurre, las criaturas de sombras se van materializando por la fiesta y nuestro radar sobrenatural particular, Lydia, los detecta. Atacan a Ethan cuando va a buscar hielo, y a Lydia cuando huye de ellos. Uno se materializa saliendo del suelo, ella intenta dar un grito de banshee para que la escuchen los licántropos pero sin tocarle, este ser es capaz de ahogar su voz y le hace algo con los ojos (o mirándola a los ojos).

Mientras tanto, en la misma fiesta, vemos a unos Allison y Isaac con bastante tensión sexual entre ellos, pero antes de que pase nada más, vemos que Allison descubre que Isaac, tras la oreja, tiene un símbolo grabado, algo que parece el número 5, y que los maltrechos e hipotérmicos Ethan, Lydia y Derek, también lo tienen. Lydia dice que sus atacantes "salieron de la oscuridad". Además Scott mira con ojos de lobo a Kira y ve que la energía que la rodea tiene como forma de zorro o de animal, por lo que me aventuro a decir que siendo japonesa, va a ser un kitsune (un espíritu zorro del folklore japonés).

Tras ocurrir todo esto, vemos que Derek se despierta frente a su casa. Entra en la fiesta y echa a todo el mundo, pero los seres de humo negro se quedan. Entonces procedemos a presenciar una escena de lucha espectacular donde los seres luchan de una forma muy oriental, y donde todos los lobos revelan su aspecto a Kira. Aquí nuestra pandilla sale bastante mal parada, y además vemos lo poderosos que son estas criaturas cuando Derek rompe el cuello a uno, y se queda tan ancho. Cuando parece no se puede poner más interesante, uno de los atacantes se saca una espada del corazón (¡una puta espada del puto corazón!), y se dirige a Aiden, y le hace lo que a los demás, dejándole la misma marca tras la oreja. Cuando se acercan a Scott (o a Kira, no se sabe), están a punto de defenderse, pero entonces el sol sale, y como si nunca hubiesen estado allí, las criaturas de sombras se disuelven lentamente, al ritmo del amanecer, y desaparecen.

Tras todo eso, vemos a un Chris Argent que vuelve a casa herido y ensangrentado, y un Stiles que va al instituto, y comprueba que no solo la llave misteriosa concuerda con el almacén de química, donde se escondió Barrow, también que los números atómicos de la pizarra que indicaban el nombre de Kira en clave, están escrito de su puño y letra.

Y se acaba el episodio, un capítulo ESPECTACULAR, con dosis grandes de acción, de revelaciones, de nuevas entidades, de avances y de nuevos misterios, y que deja con muchas, muchísimas ganas de continuar con el siguiente episodio, ya que no solo te sube la adrenalina, sino que te deja a medias y con ansias de más: de más acción, de más revelaciones, de más avances y de más de todo.

¡Hasta el próximo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario