viernes, 11 de julio de 2014

Teen Wolf, Episodio 3x15: Galvanizar (Galvanize)



NOTA: 7/10

Este capítulo, sin ser una gran explosión argumental ni de acción, es mucho más interesante que los dos anteriores. Como dije, es tradición en Teen Wolf hacerse esperar, y aquí ya nos van dando las primeras pinceladas.


Empezamos con la llegada al hospital de Beacon Hills de William Barrow, un ingeniero electricista psicópata que se montó en un bus de estudiantes con una bomba. Deben operarle de urgencias y, como no, le toca a Melissa hacerle la entrevista preoperatoria. En dicha entrevista, vemos que Barrow está como una auténtica cabra y que habla de niños con ojos brillantes, lo que Melissa interpreta como los ojos de un hombre lobo. Cuando lo están operando, Lydia está en clase y empieza a escuchar moscas por todas partes, moscas que no existen, algo que parece un “fenómeno banshee”. Lo curioso es que mientras operan a Barrow, le descubren un tumor que estalla y de su interior salen montones de moscas. ¿Casualidad? No lo creo. Barrow despierta, mata al cirujano y se escapa robando una ambulancia.

Mientras, en clase, es el Día de las Bromas, al parecer anterior a Halloween, donde al pobre entrenador, que es su cumpleaños, le gastan siempre una broma bestial, y donde se ve el claro interés de Scott en Kira, lo que lleva a un momento gracioso entre Stiles, Scott e Isaac donde lo acaban llamando, como Alfa, “la tía buena que todos desean”. Los gemelos intentan convencer a Scott de incluirlos en su manada ahora que son Omegas de nuevo, pero nadie confía en ellos, por lo que deciden quedarse en el instituto para ganarse su confianza, con bastante reticencia por parte de Ethan (aunque luego se hace evidente que Aiden tiene interés en Lydia, y la tonta de Lydia va y cae).

Pero el caso es que han avistado cerca del Instituto Beacon Hills la ambulancia que ha robado Barrow, y el sonido de las moscas en el oído de Lydia se incrementa, por lo que la pandilla concluye que Barrow está en el instituto, incluso cuando la policía abandona (a pesar de los intentos de Stiles de convencer a su padre de la habilidad sobrenatural de Lydia, a la cual tiene que meter en el tablero explicatorio, otro momento que me hizo mucha gracia). Por lo que la pandilla sigue buscando y Allison se escapa a casa para buscar en el bestiario referencias a moscas, seguido luego por Isaac. Una vez la policía se ha marchado, todos los lobos (gemelos incluidos) buscan a Barrow por el instituto convencidos de que sigue allí, y hay una escena muy curiosa en la que Ethan pilla a Danny besuqueándose con otro tipo en la sala de calderas, pero finalmente Lydia y Stiles concluyen y temen que Barrow pueda volar el instituto por los aires desde la sala de calderas, y Stiles pulsa la alarma de incendios y es pillado por el entrenador, metiéndose en un lío del copón (del copón que le mete el entrenador, vaya). Finalmente, todos vuelven a su casa sin mayores incidentes.

Mientras, en casa de los Hale, descubrimos el contenido del recipiente: son las garras de Talia Hale tras el incendio, las cuales Derek pretende que Peter use en algún tipo de ritual. Así que ponen las garras en el cubilete y Peter se las clava, para posteriormente clavárselas en la nuca a Derek (no sin disfrutar con saña del dolor de su sobrino), y como no, pidiendo algo a cambio. Tras esto, vemos como en una especie de espacio alternativo donde aparece el Nemetón, Derek ve a la forma de lobo de su madre. Cuando Derek sale del trance, se ve a un Peter muy nervioso, temiendo que Talia le haya dicho algo sobre él. De nuevo, más secretos, me gusta, me gusta…

Cada uno en sus respectivas casas, vemos a una Allison que acaba cediendo a su impulso con Isaac, pero cuando ya están casi desnudos, Chris entra en la habitación, y acaba reprendiendo a Allison a grito de “¡¿otro hombre lobo?!”. Fue un momento muy “OK…” y muy divertido. Mientras, en la casa Yukimura, el Sr. Yukimura ha invitado a Scott con la excusa de agradecerle que salvase a su hija del coyote. Creyendo que ya ha comido sushi, le preparan sushi, pero Scott es un torpe, y no sabe usar los palillos. Esta escena se diseña con dos objetivos: ver que realmente existe “feeling” entre Kira y Scott, así como que Kira pueda ser algo sobrenatural, pues tuvo unos reflejos increíbles cuando a Scott se le cayó el sushi. También es la escena donde Scott casi muere por sobredosis de wasabi pensando que era guacamole, jajaja. Deja vu de pardillo para McCall.

En casa de Stiles, vemos que Lydia se preocupa por Stiles y un Stiles creando un panel de investigación con hilos. Stiles intenta convencer de que Lydia no se equivocaba, y acaban yéndose al instituto. En el instituto, descubren que no captaron un rastro porque Barrow usó productos químicos, y que la fórmula atómica que hay escrita en la pizarra, no es una fórmula, sino un nombre en clave: Kira.

A la salida de la cena de Scott y Kira tras un momento guay con pizza, Barrow golpea a Scott y lo despiertan Stile y Lydia. No saben donde se han llevado a Kira y Lydia insiste en que sigue teniendo esta sensación en la punta de la lengua y que tiene ganas de gritar, así que Stiles le dice que grite, y Lydia emite un grito de banshee evidentemente sobrenatural, y el sonido se aclara: no eran moscas, era electricidad. Por este motivo, los tres van a la estación donde trabajaba Barrow, y allí éste le hace una foto a Kira y sigue hablando de niños con ojos brillantes y amenaza con que va a “galvanizarlos a todos” (galvanizar es estimular algo con impulsos eléctricos). Scott llega e intenta detener a Barrow, pero este le golpea con electricidad y lo deja inmóvil. La cosa es que cuando está a punto de electrocutarla, Kira entra en pánico y procede una escena realmente espectacular y épica, en la que todo el sistema de la central se sobrecarga eléctricamente, Barrow se electrocuta y todas las chispas de la sobrecarga es absorbido por las manos de Kira, dejando claro que efectivamente, es sobrenatural.

Tras esto, el episodio se cierra con unos tipos vestidos en plan ninjas, con máscaras japonesas (como la que recalqué que aparecía en los nuevos créditos) que encierran a Isaac en una habitación de la casa Argent y le atacan.

Sin duda, un episodio muy mejorado, con muchos altibajos, algunas emociones fuertes y algún que otro descubrimiento, me sentí muy contento con este episodio, aunque me deja con la intriga de saber más. ¿Lo bueno? Que la trama ya se está animando. Creo que en los ninjas, hemos visto por fin a parte de los antagonistas de esta historia (el antagonista principal sería el que liberó a las luciérnagas del Nemetón… digo yo).

¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario