viernes, 11 de julio de 2014

Teen Wolf, Episodio 3x13: Anclas (Anchors)



NOTA: 5/10

Bueno, empiezo a hacer unas crónicas episodio por episodio de la segunda parte de la 3ª temporada de Teen Wolf. Aunque ya se han emitido 5 episodios, voy a ir viendo uno por día hasta llegar al domingo, donde engancharé con la emisión española. Todo lo que diga respecto de estos 5 episodios será pura especulación mía, pues no sé nada de lo que ocurre, ¿de acuerdo?


Debo añadir antes de empezar que soy tiquismiquis con el realismo y puedo ser puntilloso con ciertos detalles mitológicos. Del mismo modo, debo decir que descubrí un fallo de traducción en la 2ª temporada en el que se intercambió el término inglés “mountain-ash” (serbal) por “fresno” (que es “ash” a secas en inglés) o “cenizas de fresno” (pues “ash” también es ceniza), pero que el polvo protector que da Deaton no es ni fresno ni son cenizas de fresno, es un polvo extraído del serbal. Me ceñiré a los datos del doblaje español pero si mi mente cruza los cables, que quede constancia de por qué. Bien, empecemos:

Para empezar, hay que recordar como acabó la anterior historia: Scott, Stiles y Allison realizaban un ritual por el cual se convertían en sacrificios para el Nemetón de Beacon Hills en el lugar de sus padres, dándole poder de nuevo y convirtiéndolo en un faro para lo sobrenatural (por lo que entendemos que aunque el Nemetón lo establecen los druidas, cualquier fuerza sobrenatural puede usar su poder). Deaton advierte que además tendrá consecuencias para ellos, como una oscuridad que rodea sus corazones, ya que morir y resucitar tiene consecuencias.

El capítulo empieza con las consecuencias de Stiles ante el ritual, el cual sufre pesadillas vívidas y parálisis del sueño, no tiene claro cuando está dormido y cuando no y además, parece ser que cuando intenta leer se le cruzan las letras. Si esto es síntoma de “algo más”, me mola y creo que pueden hacer algo interesante con esto.

Al ver la intro, vemos que hay nueva intro: al igual que la 2ª temporada abusaba de un fluido negro (presumiblemente por la sangre negra del kanima) y la primera parte de la 3ª temporada de la oscuridad y una atmósfera casi silvestre (presumiblemente por el druida oscuro y el Nemetón), ahora tenemos una intro especialmente abusiva de la sangre y el rojo (presumiblemente por el nuevo color de ojos de Scott como Alfa), así como podemos ver una especie de máscara japonesa en la intro, que no sé si es indicador de algo de esta nueva trama.

En cuanto a Scott, observamos que también sufre ciertas alucinaciones, que Isaac sigue viviendo con él, pero que hay mucha tensión porque a Isaac le gusta Allison. Del mismo modo, vemos como Allison sufre una alucinación vívida y diurna en la que ve como su tía muerta, Kate Argent, la está acosando. Scott sigue alucinando que se transforma involuntariamente y finalmente Lydia concluye que los tres sufren síntomas sobrenaturales del sacrificio, aunque los llama “locos” y tras dos temporadas sufriendo crisis de banshees, nuestra amada pelirroja disfruta enormemente de la nueva situación de sus amigos. ¿No es adorable? Y parecía la tonta de la serie cuando empezó.

Poco después, conocemos a la nueva estudiante en el Instituto de Beacon Hills, Kira Yukimura, una guapísima japonesa que parece captar la atención de Scott, y que por la forma de presentarla, con el clásico humor social de la serie, parece que será alguien importante en la historia o la serie, además de un posible nuevo amor para Scott (el cual vuelve a ver su sombra transformándose). Mientras están en los pasillos, Scott tiene una crisis y empieza a transformarse, solo consigue detener la transformación infligiéndose dolor, concluyendo que lo que les ocurre no es solo psicológico, sino muy real, y Stiles confiensa que desde el ritual de sacrificio, es incapaz de leer, y que se sabe si uno está soñando porque en un sueño no se puede leer, por lo que está muy asustado e inseguro de cuando está despierto.

Más tarde, tras ver que Allison es incapaz de tener un pulso firme, el genial genio de Lydia intenta ayudar a su amiga procurando que recupere su pulso de tiradora, pero vuelve a sufrir una alucinación con su tía. Alucina que el fantasma de su tía le ataca y ella le dispara directa a la cabeza, que resultó ser la cabeza de Lydia. Isaac, que andaba por ahí, detiene la flecha, pero casi la mata. ¡Qué susto! Esta es una de esas escenitas sutiles de esta serie que adoro, para mostrarnos la gravedad de la situación. Posteriormente vemos como el padre de Stiles parece un poco obsesionado con resolver casos abiertos que él considere que está relacionado con lo sobrenatural, especialmente uno que cree que pudo ser un ataque de hombre lobo. Una reacción obsesiva pero supongo que natural al tener conocimientos del mundo sobrenatural.

Avistado esto, Stiles vuelve a tener uno de sus sueños. Esta vez, toda su clase le dice algo en lengua de signos americana (ASL), cosa que ADORO, porque yo sé lengua de signos española y empatizo (aunque apenas entiendo nada de lo que se dice). Pero esta vez, Stiles no se ha dormido, y además ha escrito mil veces “despierta” en el cuaderno, insinuando algún tipo de sonambulismo.

Posteriormente, la pandilla se reúne en el descanso para hablar del tema y Kira les oye y se les acerca. Aunque la toma de contacto es un poco random (lo admito, pero ya digo que hay pinta de que esta chica va a ser importante en la historia), se les acerca para decirles que en tibetano, ese estado que describen se define como “bardo”, que significa “estado intermedio”, o sea, el estado intermedio entre la vida y la muerte, y que es un estado con alucinaciones, visiones y que puede ser visitado por deidades “pacíficas o coléricas”, definiendo estas últimas (y como pagano, debo decir que mal definido) “como demonios”, y que el último estado es la muerte. Este punto para mi fue crucial, porque empieza a agregar algo de tensión real (peligro de muerte) al asunto, además muy dentro de la lógica de mi obsesión con el realismo: cada religión dará un nombre a este estado, y dado que no tenemos el gaélico (que debo decir que las palabras en gaélico, creo que se las inventaban), pues nos aportan el tibetano. Esto me hace pensar que con el folklore asiático vamos a tener algún “affaire” sobrenatural en esta historia.

Tras el instituto, Scott y Stiles visitan a Alan Deaton, que le dice a Stiles que su subconsciente intenta decirle algo. Deaton, que es un druida multiusos, le traduce la frase en ASL como “¿cuándo una puerta no es una puerta?”. Scott resuelve que es cuando está entreabierta (justo como ve Stiles la puerta en sus pesadillas), y Deaton les explica que al hacer el ritual pasaron a una especie de “superconsciencia” y eso abrió una puerta en sus mentes, que es peligroso tener esa puerta abierta y que deben cerrarla tan pronto como sea posible. Me parece increíblemente interesante el hecho de que Deaton está recuperando su rol de emisario de las manadas, creo que los druidas deberían tener más protagonismo en esta serie.

Al día siguiente, papá Stillinski lleva a Scott a ver al tipo del caso sin resolver, para ver si puede captar algún olor, pero solo consigue echar sal a las heridas del pobre hombre. También vislumbramos una escena muy graciosa entre Scott, Stiles y un perro guardían. Adoro el sentido del humor de esta serie, tal como vives las historias con intensidad, pero te descojonas de las situaciones. Al salir sin ningún tipo de pista, Stiles le explica que quiere resolver un último caso porque va a dejar de ser el sheriff: el padre de Scott intenta que lo despidan. Scott discute violentamente con su padre hasta perder el control y su madre tiene que llevárselo y le dice que si Allison era su ancla para mantener el control, que sea su propia ancla, además de un discurso precioso y muy aplicable a la vida real de que aunque ningún adolescente lo cree, todos nos enamoramos más de una vez, y que es igual de maravilloso y de doloroso que la primera vez. Melissa McCall for president.

Finalmente, Stiles y Scott salen a buscar el cadáver de Malia para ayudar al padre de Stiles, lo que recuerda al primer episodio de la serie, cuando muerden a Scott, mientras Allison sueña con su tía en una sueño mezcla de escena porno con Isaac y de escena de asesinato con su tía Kate. Cuando Scott y Stiles encuentran el coche y una muñeca que vio en una foto, Scott vislumbra un coyote en las sombras, y lo persigue en una escena espectacular con un salto sobrenatural épico (¡mi enhorabuena a los encargados de los efectos especiales!), solo para toparse con un coyote de ojos azul brillante, que Scott identifica como Malia.

El episodio se cierra con unos secuestrados Derek y Peter Hale, que están siendo electrocutados por alguien desconocido cuyo rostro no se ve en pantalla.

Y eso ha sido todo. Un capítulo prometedor, pero flojo en sí mismo, y poco revelador de lo que está por venir, pero no me preocupo, pues esto es una tradición en Teen Wolf: tienes leves indicios durante 2-4 episodios y luego todo empieza a estallar y a cobrar sentido, así que ya veremos en los próximos episodios, si bien cabe decir que una kanima, un lobo demonio y un druida oscuro vengativo va a ser difícil de superar.

¡Nos vemos en el próximo episodio!

No hay comentarios:

Publicar un comentario