martes, 29 de julio de 2014

Teen Wolf, Episodio 3x20: La Casa del Eco (Echo House)


NOTA: 6/10

Bueno, esta recapitulación llega un poco tarde por asuntos familiares. Personalmente, creo que este episodio es más bien flojillo, poco movido, vaya, casi no avanza. Creo que ha sido un episodio puente y de relleno innecesario. Dicho esto, podemos dividir claramente el episodio por grupos de personajes.


Derek y Chris Argent:

Ambos personajes siguen en la cárcel, intentando averiguar dónde se encuentra un "pergamino Shugendo" (definiendo Deaton a los shugenja como “los ascéticos de Japón”) que contiene la información para exorcizar un nogitsune y que el último en comprarlo fue Kincaid, el hombre lobo de Katashi. En una conversación telefónica con Allison, Scott y Deaton, llegan a la conclusión de que el pergamino es pequeño y está dentro de la prótesis de Katashi, que es parte de las pruebas federales sobre su asesinato. Tras eso, Chris tiene una conversación con Derek sobre si está dispuesto a matar a Stiles para acabar con el nogitsune respondiendo que eso depende de cuánto quede de Stiles, y hace una especial mención a los berserkers, guerreros germánicos que usaban pieles animales para canalizar su furia (#hechoreal), y que Chris explica que no solo canalizan, sino que se vuelven animales feroces y pierden la humanidad casi por completo. Una historia para un amante de la mitología (y un pagano) como yo, extremadamente interesante.

Estos personajes no tienen más relevancia en este episodio, excepto en una escena donde Chris se reune con la yaya sádica que torturó a los Hale y que por la conversación, deduzco que es familia de la mujer de Chris y que viene de otra línea de cazadores que se unieron con los Argent. Eso SÍ fue impactante.

Scott, Allison, Kira, Lydia, Deaton, Ethan y Aiden:

Tras una escena de lo más “bromance” (en el sentido triste), Scott se despide de un Stiles que está bajo control gracias al veneno místico que le ha suministrado Deaton, y que se auto-ingresa en Eichen House durante 72 horas por voluntad propia. Tras la conversación con Chris Argent, y saber por éste que las pruebas sobre el asesinato de Katashi van a ser trasladadas, planean un asalto al camión blindado entre todos. Kira se apunta al último momento, donde vemos que ha entrenado con la katana (no sé de dónde saca una adolescente una katana, por muy japonesa que sea) y que aprende sorprendentemente rápido. Al final no pueden ejecutar el plan porque Kincaid ha matado a los policías que transportan la prótesis. Todos luchan contra Kincaid de manera fallida, ya que se demuestra extremadamente poderoso a pesar de ser un Omega, y finalmente son los gemelos los que consiguen reducirlo. Una escena chapó en la que se ve la cohesión de la manada de Scott.

Tras eso, Deaton intenta traducir el pergamino aunque su japonés no sea bueno, y al parecer dice que una forma de expulsar a un nogitsune es cambiar el cuerpo del anfitrión, así que concluyen que convertir a Stiles en hombre lobo es la solución.


Stiles, Malia y Marin Morell:


Cuando Stiles ingresa en Eichen House y tiene una dura despedida de su padre, vemos que sigue viendo al nogitsune por todas partes, y escuchando acertijos también. Ahí conocemos al compañero de habitación de Stiles, Oliver que dice algo muy interesante que nos recuerda a Barrow: que se tragó un bicho y parezca que siga en su garganta.

Al día siguiente, Stiles se encuentra con Malia Tate, y cuando esperaba un agradecimiento ella le golpea, y al caer, Stiles descubre el sótano de sus sueños. Además, vemos que Marin Morell ahora trabaja en Eichen House. Posteriormente vemos una interesante escena: cuando Morell está realizando una terapia de grupo sobre la culpa, ve algo en Stiles que le hace entrar en pánico. Se lo lleva y le informa de que le han aparecido unas marcas llamadas “figura de Lichtenberg” que aparece cuando alguien es alcanzado por un relámpago (#hechoreal), y que si aparecen tras ser envenenado con líquen de los lobos significa que el veneno pierde efecto y cuando desaparezcan volverá a estar poseido. Morell proporciona anfetaminas a Stiles y le advierte de que no se duerma, porque cuando duerme es vulnerable, y que si el nogitsune vuelve a tomar el control le administrará una inyección letal “para mantener el equilibrio” (esta mujer justifica todo con “mantener el equilibrio”).

Tras eso, vemos como Malia y Stiles sienten una evidente atracción y él se obsesiona con bajar al sótano. Malia le ayuda a conseguir las llaves a cambio de llevarle a alguien que le ayude a volver a ser un coyote (al parecer eso es lo que le molesta, no quería ser humana y no puede volver a ser coyote). En el intento, Stiles es pillado y sedado, y vemos como vuelve a interaccionar con el nogitsune. Al despertar, Malia enseña otro camino al sótano, y allí vemos como POR FIN, Stiles pierde la virgnidad (¡yujú!), y además descubre tras la pared donde está grabado el kanji al nogitsune (o al menos, a su antiguo anfitrión, el hombre vendado) y una foto con alguien familiar que no es mostrado. Entonces aparece Oliver, que los inmoviliza con una pistola paralizante, revelando al escupir una mosca que está influenciado por el nogitsune, como lo estaba Barrow. El nogitsune amenaza con matar a Malia si no le deja entrar y claro, todos conocemos la norma de las series adolescentes: quién se lleva tu virginidad es tu primer gran amor, así que al final Stiles cede.

Finalmente, Malia se marcha de Eichen House para buscar a Scott, y Morell le indica donde encontrarle, parece ser que para que sea parte de la manada y ayude a detener a Stiles. Al salir, vemos como un brillo azul vuelve a invadir sus ojos.

Como dije un capítulo de doble opinión, por un lado tiene revelaciones muy interesantes como la del pergamino o como la del primer polvo de Stiles, pero por otra es tremendamente lento y con mucha paja. No obstante, creo y espero que los próximos episodios van a ser una auténtica locura sin control y estoy deseando verlos.

¡Hasta la próxima!

No hay comentarios:

Publicar un comentario